Aprender a programar … o aprender programando

En un artículo de El País firmado por Elisa Silió (Aprender a programar como se aprende a leer) se analizan diversos puntos de vista sobre la conveniencia y las ventajas o inconvenientes que pueda tener introducir la actividad de programación en niños de infantil. Una de las experiencias que aparece reflejada es nuestro Club de Jóvenes Programadores, puesto en marcha como parte de la iniciativa Scratch-Valladolid, que coordina nuestra colaboradora Belén Palop.

Después de un mes de vida, esta iniciativa está resultando enormemente provechosa e interesante, tanto para los chicos, a los que se ve disfrutar aprendiendo y esperan con ganas que llegue el siguiente lunes, como para los organizadores y los que llevan la actividad a pié de aula, que estamos abriendo el conjunto de posibilidades que le vemos a esto de promover el ‘pensamiento computacional’.

Estamos convencidos de que al final son más las ventajas que los inconvenientes de este tipo de actividad, que ayuda sin duda a los chavales a mejorar no sólo sus habilidades con la tecnología sino, sobre todo, sus capacidades para abordar el estudio sistemático de los problemas y de encontrar de forma colaborativa y en red soluciones a los mismos.

Seguimos adelante y os invitamos a dar una vuelta cualquier lunes a partir de las 17:00 por el aula 102 de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática para verles trabajar. Es una gozada!

 

 

Los comentarios están cerrados.

UA-98619494-1